Han despertado los blandos céfiros...


Siempre Hesse llega a una parte de mí que muy pocos conocen y a la que, yo misma, temo acercarme a veces.
Me recuerda (porque a menudo lo olvido) que la búsqueda tiene que ser hacia dentro.
De repente desnuda partes de mí que creía desconocidas. Leer "Demian" fue como mirarme en el espejo definitivo. El resto me ayudaron a conocermme un poquito mejor.
Cuando compré "El Juego de Abalorios", la persona que me atendió me comentó que era el mejor libro de Herman Hesse. Creo que sé porqué lo dijo:
Desde el principio sabes que estás frente a una obra maestra. Una élite intelectual que existe por y para preservar la unión entre las artes, que vela por la sabiduría multidisciplinar y que juega a combinar todas las enseñanzas con la Música y las Matemáticas. Mentes brillantes viviendo al margen de la sociedad, con sus propias reglas y códigos.
Es una obra sublime, que abarca todo el saber y la historia universal. Creo que eso es lo que le hace grande.
(pero me sigo quedando con Demian)

No hay comentarios: