Pretextos I

Según Borges, todo conocimiento no va más allá de la idea que nos formamos de las cosas y, además, es imposible separar el pensamiento de los mecanismos lingüísticos: es en el LENGUAJE donde se constituye un mundo.

NOTAS para el futuro próximo.

Meditation Affirmation



I am without beginning or ending.
I am eternal.
I am free to experience life in any way I choose.
My consciousness is not bound by time or space.
Like the universe itself, I am limitless.
I am a part of a vast, unified wholeness.
I am free from all concerns about the past.
I am free from all concerns about the future.
My life is in perfect order, and it unfolds according to a perfect plan.
I do not strive to attain the things that I desire; I simply allow them to flow to me.
I release my grip on life.
I am calm in the knowledge that all my needs are taken care of.
I am open to all of life’s experiences.
As the moments of my life come and go, I am at peace.
I do not judge these moments. I welcome them. I observe them. I accept them all.
If problems arise, I do not resist them. I observe them with a calm, open mind, for I know that they will resolve in time...
And I have all the time in the world.
In the quiet spaces between my thoughts, inspiration comes to me.
All becomes clear.
My life transforms in magical and unexpected ways.
Obstacles that once seemed impassable, now seem insignificant.
I rise effortlessly above all challenges, to a place of serenity and knowing.
My path forward is becoming clearer and clearer.
Every day, in every way, my life becomes more and more harmonious.
I trust in the natural flow of life.
I resist nothing, I yearn for nothing.
I gratefully receive all that comes my way.
My consciousness is not bound by time or space.
Like the universe itself, I am limitless.
I am a part of a vast, unified wholeness.

Namasté.

Of course it is:

“Whenever you become anxious or stressed, outer purpose has taken over, and you lost sight of your inner purpose. You have forgotten that your state of consciousness is primary, all else secondary."
(Eckhart Tolle)

FANTOD



La primera vez que vi un Fantod fue en una vitrina, lo habían disecado. Yo estaba en una fiesta y al terminar fui a casa pensando en ese curioso ser que me había encontrado tras el cristal.

Es una criatura que Edward Gorey dibujó y utilizó como imagen para su editorial y esto de la fiesta pasó en uno de sus libros. Fantod representa un estado alterado de irratibilidad que contrapone con esa imagen frágil de ser diminuto y sensible, entrañable.

Es además una curiosa variante del Ouroboros, figura mitológica de la serpiente que se muerde la cola, representando así el curioso misterio del eterno retorno, tan presente en la vida y en el ser interior.

Soy un Fantod, está escrito.




Mar



(Cereza en flor)


Ella, ese ser tan delicioso que me acompaña allá donde esté, que con su sonrisa se come el mundo –este mundo y todos los que se le pongan por delante–, ella, con la que no paro de compartir paralelismos, una suerte de unión bestial que nos acompañará siempre, ...

Mar, ahora es tu ahora.

En este mundo hay pocas personas que te conozcan bien y a pesar de ello te quieran; y ella me conoce y me quiere como nadie; me quiere muchísimo, y juro que me conoce más que yo a mí misma. Todo lo que guardamos juntas y todo lo que nos queda por delante, esta cara-de-pez flor en mano me vuelve loca de alegría, le quiero, le quiero muchísimo.

Esto tiene pinta de ser como los gemelos que les separan al nacer. Nos han separado físicamente, pero vamos a tener sensaciones parecidas al mismo tiempo en distintos lugares, y eso será muy bonito. Siempre nos quedará la 152, ¿eh?

Bella, porque no puedes ser más bella. Porque tienes tanto amor dentro que te sale por las orejas. Cada vez más lista, cada vez más dueña de ti misma, la actitud por dentro nos hace lindos por fuera, y tú eres el máximo ejemplo de todo lo que digo.

Vive, siéntate en un banco a escucharte a ti misma cada vez que tengas dudas o deseos, date prioridad, cuídate y cuida todo lo que tengas alrededor, este es el camino-recompensa por ser el ser más hermoso de este planeta. Confía en el cambio. Y, cuando estés triste, ponte nuestro vídeo cantando y bailando Imelda May y se te quitarán todas las penas.

te quiero twin... No words.

notas sobre el estado del SER


"En ausencia del tiempo psicológico, tu sentido de identidad procede del Ser, no de tu pasado personal. Y así la necesidad psicológica de convertirte en algo distinto de lo que eres deja de presionar. En el mundo, en lo relativo a tu situación de vida, puedes hacerte rico, adquirir conocimientos, tener éxito, liberarte de esto o de aquello, pero en las dimensiones profundas del Ser ya eres completo y total ahora.En ausencia del tiempo psicológico, tu sentido de identidad procede del Ser, no de tu pasado personal. Y así la necesidad psicológica de convertirte en algo distinto de lo que eres deja de presionar. En el mundo, en lo relativo a tu situación de vida, puedes hacerte rico, adquirir conocimientos, tener éxito, liberarte de esto o de aquello, pero en las dimensiones profundas del Ser ya eres completo y total ahora. En este estado de totalidad, ¿aún seríamos capaces de conseguir objetivos externos? ¿ Tendríamos deseos de conseguirlos?

Por supuesto, pero ya no tendrías expectativas ilusorias de que algo o alguien del futuro va a salvarte o hacerte feliz. En lo relativo a tu situación de vida, puede que te queden cosas por conseguir o adquirir; son parte del mundo de la forma, del mundo de la ganancia y de la pérdida. Sin embargo, a un nivel más profundo, ya estás completo y, cuando tomas conciencia de ello, todo lo que haces queda envuelto en una energía alegre y juguetona. Estando liberado del tiempo psicológico, ya no persigues tus objetivos con sombría determinación, impulsado por el miedo, la ira, el descontento o la necesidad de convertirte en alguien. Tampoco te paraliza el miedo al fracaso, que para el ego implica una pérdida de identidad. Cuando tu sentido de identidad se deriva del Ser, cuando te liberas del «devenir» como necesidad psicológica, ni tú felicidad ni tu sentido de identidad dependen de los resultados, y por tanto estás libre del miedo. No buscas la permanencia donde no puedes hallarla: en e1 mundo de la forma, de la ganancia y de la pérdida, del nacimiento y de la muerte. No pides que las situaciones, condiciones, lugares o personas te hagan feliz y después sufres si no responden a tus expectativas.
Respetas y honras todas las cosas, pero ninguna importa demasiado. Las formas nacen y mueren, pero tú eres consciente de lo eterno que está detrás de las formas. Sabes que «nada real puede ser amenazado».

Cuando éste es tu estado de Ser, ¿cómo puedes fracasar? Ya has triunfado."

(Extracto de El poder del ahora_ Eckhart Tolle)

God is a number

“Las nubes no son esferas, las montañas no son conos, los litorales no son circulares, y los ladridos no son suaves, lo mismo que los relámpagos no viajan en línea recta.”

(Introduction to The Fractal Geometry of Nature)

TAO - XLVII



Sin salir de la puerta se conoce el mundo.
Sin mirar por la ventana se ve el camino del cielo.
Cuanto más lejos se va, menos se aprende.
Así, el sabio, no da un paso y llega, no mira y conoce, no actúa y cumple.

(TAO - XLVII)

La Inmortalidad - Milan Kundera





Tiene una receta secreta, estoy segura. Conoce bien como colarte metáforas perfectas para explicar comportamientos humanos que difícilmente imaginábamos en palabras. Es todo eso que se hace y no se dice, porque hay una especie de pudor universal a decir el porqué de porqué hacemos las cosas que hacemos. Hay tantas subtramas debajo de lo que conocemos como realidad. Hay tantos porqués detrás de todo que cuesta imaginar ya ningún gesto gratuito en ninguna de las personas que nos rodean. De ahí la importancia de ese gesto con el que empieza y termina la novela.

Es también una historia circular, en muchos sentidos. Es bella y perfecta porque al final todo pertenece a un puzzle gigante que hace que te sientas parte de ese cuadro. Cuántas Lauras conocemos, cuántas Agnes (menos que Lauras, eso seguro) y ¡cuántos Pauls! Y Avenarius, el que juega, –"juegas con el mundo como un niño melancólico sin hermanito"–. Tendría tantas frases que reproducir, tantas citas de este libro que creo que si las escribiera acabaría reproduciendo el libro entero.

Lo he comprendido yo también: " si no somos capaces de atribuirle importancia a un mundo que se considera importante, si dentro de ese mundo nuestra risa no encuentra eco alguno, sólo nos queda una alternativa: tomar el mundo como un todo y convertirlo en un juguete. Avenarius juega y la única cosa importante en un mundo sin importancia es para él el juego ".

La insoportable levedad del ser la leí con 17 años. Ése era mi yo de otro cuadrante de vida. He girado dos veces más desde entonces (me refiero a girar de manera relevante, sin cortar otros muchos giros), y ha sido muy gratificante volver a Kundera.



¿Temes lo que puede traerte el mañana?
No te adhieras a nada,
no interrogues a los libros ni a tu prójimo.
Ten confianza; de otro modo,
el infortunio no dejará de justificar tus aprehensiones.
No te preocupes por el ayer:
ha pasado...
No te angusties por el mañana:
aún no llega...
Vive, pues, sin nostalgia ni esperanza:
tu única posesión es el instante.


(Omar Khayyam)

(El libro de los placeres)

"Avanzando, abre las aguas del mundo por la mitad. Ya no necesita coraje, ahora ya es vieja en el ritual recuperado que había abandonado hacía milenios. Baja la cabeza dentro del brillo del mar, y retira una cabellera que sale toda goteando sobre los ojos salados que arden, juega con la mano en el agua, pausada, los cabellos al sol se están casi inmediatamente endureciendo con la sal. Se zambulle nuevamente, nuevamente bebe más agua, ahora sin avidez pues ya conoce y ya tiene un ritmo de vida en el mar. Es la amante que no teme pues sabe que lo tendrá todo nuevamente."

Clarice Lispector
No estado de graça vê-se às vezes a profunda beleza, antes inatingível, de outra pessoa. Tudo aliás, ganha uma espécie de nimbo que não é imaginário: vem do esplendor da irradiação quase matemática das coisas e das pessoas. Passa-se a sentir que tudo o que existe –pessoa ou coisa– respira e exala uma espécie de finíssimo resplendor de energia. A verdade do mundo é impalpável.
• • •
En un estado de gracia, a veces se percibe la profunda belleza inalcanzable hasta ahora, de otra persona. Y todo adquiere una especie de halo que no es imaginario: se trata del esplendor de la luz casi matemática que emana de las personas y cosas. Uno empieza a sentir que todo lo que existe, ya sea personas o cosas, respira y exhala la luz sutil de la energía. la verdad del mundo es impalpable.

Clarice Lispector 
“El infierno de los vivos no es algo por venir: hay uno, el que ya existe aquí, el infierno que habitamos todos los días, que formamos estando juntos. Hay dos maneras de no sufrirlo. La primera es fácil para muchos: aceptar el infierno y volverse parte de él hasta el punto de dejar de verlo. La segunda es riesgosa y exige atención y aprendizaje continuos: buscar y saber quién y qué, en medio del infierno, no es infierno, y hacer que dure, y dejarle espacio.”

ITALO CALVINO, ‘Las ciudades invisibles’.

Amiina

Amiina es islandia, viola clásica, loops, metalófonos... DESMESURA.



Escucha:

(notas sobre Islandia)

"one day they came strangers,
with big ideas,
of progress,
to dam the waterfall,
impressioning her friend
to harness its energy...
That day I will throw myself into the waterfall"

Source: Group show (various artists), Reykjavik Art Museum (Listasafn Reykjavikur)

:::: Granada - Abril'11 :::: Lomografías

Dani y Jara, Fer y Angélica

Alfácar. Rancho. :D

Rancho. Terraza con vistas.

Momo

Jara, Fer, Julia.

Fer y Angélica

Nela y el vecino.

Momo y Cholo.

Momo, the walrus.

Jara

Menudo globo.

Trampantojo.

Bucles temporales


"Existe una historia de ciencia ficción, ambientada en un futuro a unos doscientos años de nuestros días en que el viaje en el tiempo es ya una realidad, la cual ahbla de un crítico de arte tan fascinado por la obra de un artista neoyorquino de nuestro tiempo que decide viajar en el tiempo para conocerle personalmente. Sin embargo, descubre que el pintor es un miserable borracho que llega a robarle la máquina del tiempo para viajar al futuro. Solo en nuestro mundo, el crítico de arte pinta todos los cuadros que le fascinaron en su tiempo y que precisamente le movieron a viajar al pasado… Esta historia mistifica con tinte psicótico el círculo de la economía simbólica, en el que el efecto precede a la causa, es decir, la crea retroactivamente. Recuerden la precisión con que Borges formuló la relación entre Kafka y sus múltiples precursores, desde los autores de la antigua China a Robert Browning:
«La idiosincrasia de Kafka está presente en menos o mayor grado en cada uno de estos textos. Sin embargo, si Kafka no hubiera escrito, no podríamos percibir esa idiosincrasia. Es decir, ésta no existiría. […] El hecho es que cada escritor crea sus propios precursores. Su labor modifica nuestra concepción del pasado, como ha de modificar el futuro.» (J. L. Borges, Otras Inquisiciones)


Slavoj Zizek
(El bucle temporal del acto)


O ni siquiera habría batalla…


"Sin embargo, estar ahí sentado, junto a esta niña tan desconocida para él como el espacio exterior, esperando a que dijera cualquier cosa para descongelarlo, perfilaba ante él lo que se le antojaba una visión del infierno real. Dos grandes ejércitos terribles dentro de sí, opuestos el uno al otro, en silencio. Habría batalla, pero no vencedor. O ni siquiera habría batalla: los ejércitos permanecerían de esa manera, inmóviles, observándose y viendo el uno en el otro algo tan distinto y ajeno que no serían capaces de comprenderlo. No podrían oír las palabra del otro como palabras normales, ni entender nada en la expresión del otro; congelados e inmóviles, opuestos e incomprendidos, para todo el tiempo humano. Dos corazones en uno, un hipócrita contigo mismo, de cualquier modo. (…) No era un hipócrita. Simplemente estaba roto, enajenado, como todos los hombres".


David Foster Wallace
(Buenas Personas)


Vamos al revés, de Troya a Ítaca...

"Vamos al revés, de Troya a Ítaca, cuando deberíamos ir de Ítaca a Troya..."
(Gaspar Llamazares sobre la intervención a Libia)

Leyendo un ensayo que nada tiene que ver con ninguna guerra, me encontré con estas palabras de Zygmunt Bauman
,

"En nuestro mundo obsesionado con las estadísticas, los promedios y las mayorías, tendemos a medir el grado de inhumanidad de las guerras por medio del número de víctimas. Tendemos a medir el mal, la crueldad, el escarnio y la infamia de la victimización por medio del número de víctimas. Pero en 1944, en medio de la guerra más criminal en la que se hayan enzarzado los seres humanos, Ludwig Wittgenstein señaló:
“Ningún grito atormentado puede ser mayor que el grito de un solo hombre.
O mejor, ningún tormento puede ser mayor que el que puede sufrir un solo ser humano.
Todo el planeta no puede sufrir un tormento mayor que una sola alma.”

Medio siglo más tarde, presionada por Leslie Stahl de la cadena de televisión CBS, quien la interrogaba acerca del medio millón de niños que murieron como resultado del constante bloqueo estadounidense a Irak, Madeleine Albright, entonces embajadora estadounidense ante las Naciones Unidas, no negó la acusación y admitió que había sido “difícil tomar esa decisión”. Pero la justificó: “pensamos que valió la pena pagar ese precio”. Seamos justos: Albright no estaba ni está sola en su razonamiento. “No se puede hacer una tortilla sin cascar huevos” es la excusa favorita de los visionarios, de los voceros de las visiones respaldadas oficialmente y de los generales que actúan a instancias de esos voceros. Esa fórmula se ha convertido, con el paso de los años, en un verdadero lema de nuestros valientes tiempos modernos. Quienes sean esos “nosotros” que “pensamos”, en cuyo nombre habló Albright, su clase de juicio, de extrema y fría crueldad, es exactamente lo que despertó la oposición de Wittgenstein.

La mayoría de nosotros coincidiría en que el sufrimiento sin sentido y el dolor infligido insensatamente no pueden tener excusa y no serían defendibles ante ningún tribunal, pero menos están dispuestos a admitir que matar de hambre o causar la muerte a un solo ser humano no es ni puede ser “un precio que valga la pena pagar”, por “sensata” o incluso noble que pueda ser la causa por la que se paga. El precio no puede ser nunca la humillación o la negación de la dignidad humana. No se trata tan sólo de que la vida digna y el respeto debido a la humanidad de cada ser humano se combinan para constituir un valor supremo que no puede ser superado ni compensado por cualquier volumen ni cantidad de otros valores, sino que todos los otros valores solamente son valores en cuanto sirven a la dignidad humana y promueven su causa. Todas las cosas valiosas de la vida humana son tan sólo vales de compra para ese valor que hace que la vida sea digna de ser vivida. Quien busque la supervivencia asesinando la humanidad de otro ser humano sólo consigue sobrevivir a la muerte de su propia humanidad.

La negación de la dignidad humana desacredita el valor de cualquier causa que necesite de esa negación para confirmarse. Y el sufrimiento de un solo niño desacredita ese valor tan radical y completamente como el sufrimiento de millones. El principio que puede resultar cierto en el caso de las tortillas se convierte en una cruel mentira cuando se lo aplica a la felicidad y el bienestar humanos."

No hace falta decir mucho más...

Dibuja un círculo perfecto…

(de fondo se escucha en la tele…) Acuérdate siempre de que todo lo que puede ocurrir, ocurre. En algún lugar.

Mientras padre e hijo hablan:

- Dime, qué está pasando.
- Tengo que hacerte unas preguntas… ¿afecta tu conciencia al comportamiento de las partículas subatómicas?
- ¿Estoy vivo o muerto?
- ¿Crees que las partículas pueden estar en todas las partes al mismo tiempo?
- Si estoy muerto, ¿qué es esto, el cielo o el infierno?
- ¿Crees que el universo está dividiéndose constantemente en miles de millones de universos paralelos?
- ¿A mí qué coño me importa?
- Sólo hay una posibilidad, piénsalo.
- Dímelo, ¿estoy muerto? ¿Sí o no?
- Sí... Y no. En algunos sitios estás muerto, en otros vivo. En algunos ni siquiera has existido. Posiblemente. Teóricamente. ¿Quién sabe? Puede que esto sólo sea una consecuencia de la anestesia... (risas).

Además de haber un doctor llamado Schrödinger, primeros planos al gato blanco en el jardín de los amigos de Lisa mientras se escuchan las voces de los invitados de fondo, un paseo por todo lo que no vivirás por no haber ¿elegido? otros caminos y cómo a Claire en el instituto de arte le encargan dibujar círculos perfectos a mano alzada, todo converge en un guiño precioso a todas las grandes paradojas de la física cuántica. Qué disfrute. Bravo.

3x01 . Six Feet Under.

Todo va muy rápido y a mí me gusta brindar despacio…

Veo a mi alrededor un clima generalizado como de haber terminado un enorme y pesado libro, casi con forma de bestseller, llamado 2010, y mucho entusiasmo, casi demasiado, por empezar este nuevo libro que nos trajo papá noél, hará casi ya dos semanas, llamado 2011. Veo prisas, propósitos amontonados, casi coleccionables, por lo visto muy dignos de ser nombrados (a gritos) en este espejo social que nos teledirige día a día llamado Facebook. Casi diría que veo un entusiasmo desmesurado por empezar este año que entra, por leer apresuradamente el primer capítulo a ver qué nos depara esta vez; pero no con la ilusión con la que se empieza una lectura en el salón de tu casa, tranquilamente y casi como un ritual solitario, como debe ser. No. Más con el estúpido entusiasmo de querer devorar con impaciencia el "libro del verano" como si septiembre llegase deprisa y necesitásemos leerlo con rapidez para tener algo de qué hablar en la oficina cuando terminan las vacaciones.

Cuanto más veo esto, más quiero que sean privadas mis emociones, íntimas, sólo con aquéllos a los que quiero seguir dándoles día a día mi pequeña porción de territorio interior, porque con el paso del tiempo se han vuelto personas imprescindibles y el sólo hecho de compartir con ellos mi trocito de tierra es una ilusión y una recompensa que vienen juntas, dos en uno.

Cuanto más crezco más cuenta me doy de lo finos que son los hilos que nos unen a los demás, de la facilidad con la que se quebrantan algunas cosas que creíamos sólidas y la importancia de saber relativizar todos los cambios que se producen en nuestro entorno, por muy fatales que parezcan en un primer momento. Siento la cosa del tiempo como un aumento del caudal del río: no hay piedra que no se mueva cuando el agua pasa fuerte. Sólo debemos considerar como un ente en sí mismo la fuerza con la que pasa la corriente, nada de lo que existe debajo de la superficie es inamovible.

Hay cosas que se quedarán en el camino y lo aceptaré. Me da pereza la gente que se aburre, que se lamenta cuando lo tiene todo, que no sabe pasárselo bien, que ignoran lo privilegiados que son. Odio ver lo mal que juegan las cartas que les han tocado. Me aburro de las conductas derrotistas, y un año más me doy cuenta de que van quedándose cerca de mí sólo aquéllos que tienen ganas de vivir y disfrutar, los esenciales, los imprescindibles, los mejores. Y que así sea.

He empezado el año retomando la lectura de Chabon, con Kavalier y Clay, que suena como la batería de Gene Krupa a ritmo de una gran masa negra de sombreros paseando por las calles de Nueva York, oliendo la fragancia de una nueva era cuando asoma. Pero aquélla, la de los años 40…

Creo que 2011 será bastante parecido a 2010, aunque esto lo diré bajito, que me perdonen todos los entusiastas del Facebook, no querría tirar por tierra ninguna de las esperanzas que han depositado en este nuevo libro que abren con tanta celeridad.

Mi lectura será pausada y mi alegría se guiará sólo por el paso de cada página, ni mucho menos con la esperanza de tener entre manos un buen libro, sino con la pequeña sonrisa que se nos queda cuando leemos una buena frase o un buen párrafo. El resto se verá. Todo lo demás me parecen tópicos que suenan a campanadas, cada vez más repetitivas.

Este es mi particular christmas para cada uno de vosotros, para mí los únicos, los elegidos.

Julia

Kindred Spirits*

Kindred Spirits, Asher B. Durand (1849)

Homenaje pictórico de Durand a su amigo Thomas Cole, tras la muerte de éste. En el cuadro aparecen Cole y el poeta William Cullen Bryant, amigo de ambos. El título nace inspirado en el soneto de John Keats To Solitude, que dice así:

O Solitude! if I must with thee dwell,
Let it not be among the jumbled heap
Of murky buildings; climb with me the steep,--
Nature's observatory--whence the dell,
Its flowery slopes, its river's crystal swell,
May seem a span; let me thy vigils keep
'Mongst boughs pavillion'd, where the deer's swift leap
Startles the wild bee from the fox-glove bell.
But though I'll gladly trace these scenes with thee,
Yet the sweet converse of an innocent mind,
Whose words are images of thoughts refin'd,
Is my soul's pleasure; and it sure must be
Almost the highest bliss of human-kind,
When to thy haunts two kindred spirits flee.
(John Keats)


----

"La vida consiste en lo salvaje. Lo más vivo es lo salvaje. Aquello que todavía no ha sido sometido por el hombre, aquello cuya presencia nos renueva".
(Henry David Thoreau*)

----

*escritores como Thoreau o Emerson fueron una gran influencia para los pintores paisajistas americanos del S. XIX


[Dentro de la conferencia Nature's Nation - Americans and Landscape, de Linda S. Ferber. Fundación Mapfre, 18 de octubre de 2010]

••• Eilen Jewell •••

Música para finalizar bien un domingo y para empezar mejor una semana. Ayer ella y su disco homenaje a Loretta Lynn conquistaron a toda la sala Sol.






el sueño eterno _ raymond chandler


"Nos alejamos de Las Olindas atravesando pueblecitos de la playa, casitas como chozas construidas en la arena, cerca del mar, y casas mayores edificadas más atrás, en las faldas de las colinas del fondo. Del mar venía olor a algas, que se quedaba prendido en la niebla. Los neumáticos cantaban sobre el hormigón húmedo. El mundo era en aquellos momentos un lugar húmedo y vacío.

Paré el coche junto a la acera, apagué los faros y me quedé con las manos en el volante. Bajo la niebla, las olas se curvaban y formaban espuma casi sin ruido, como un pensamiento tratando de aflorar al borde de la conciencia".

Philip Marlowe

- Tributo a mi Padre -

Y tienes ese don, eres capaz de acertar todos mis estados de ánimo e intuir siempre todo lo que sucede Aquí dentro.

Soy. Gracias a cómo fuiste y cómo eres... soy.







Kubla Khan, Coleridge y Borges



KUBLA KHAN OR A VISION IN A DREAM

Pocas cosas he leído que me hayan enamorado hasta el punto de la obsesión. El caso de Kubla Khan me persigue constantemente. Muchos días antes de dormir pienso en esta historia y me duermo mejor que si contase ovejas.

Parto de la base de que, por supuesto, adoro a Borges y todo lo que escribe. Para mí es el gran maestro, el absoluto número uno, al que jamás me cansaré de leer. Como siempre digo: a Borges siempre se vuelve; de Borges es dificil salir.

Partiendo de eso, he aquí la historia de Kubla Khan.

Kubla Khan es un poema escrito por Coleridge que toma su nombre del emperador mongol y chino, Kublai Khan (1215-1294), y en la primera línea se menciona un palacio que fue efectivamente construído por orden de este emperador. Este hombre pudo tener relevancia internacional porque Marco Polo habla de él en una de sus obras, donde afirma que llegó incluso a ser consejero de Kublai.

En 1797, según nos cuenta Borges, Coleridge se vio obligado una noche a tomar un hipnótico debido a una indisposición, y el sueño lo venció tras la lectura de un libro de Purchas, historiador inglés, que contaba la edificación de un palacio por orden de Kublai Khan, el emperador cuya fama en Occidente procuró Marco Polo. Debido a un supuesto consumo de opio, Coleridge empieza a tener visiones en su sueño que se le representan claramente en palabras y despierta con la sensación de que le ha llegado o ha compuesto en sueños un poema de unos trescientos versos. Lo recordó y pudo transcribir un fragmento pero se vio interrumpido por una visita inesperada de alguien que le obligó a dejar el poema inconcluso. Todo estos sucedía en 1797, pero no sería hasta 1816 cuando, gracias a Byron, se publicó este poema de Coleridge.

Y aquí viene lo bueno. Copio exactamente lo que dice Borges en su relato "El Sueño de Coleridge":

Veinte años después de su publicación, apareció en París, fragmentariamente, la primera versión occidental de una de esas historias universales en que la literatura persa es tan rica, el Compendio de Historias de Rashid ed Din, que data del siglo XIV. En una página se lee: "Al este de Shang tu, Kubla Khan erigió un palacio, según un plano que había visto en un sueño y que guardaba en la memoria". Quien esto escribió era visir de Ghazan Mahmud, que descendía de Kubla.

Es decir:

Un emperador mongol, en el siglo XIII, sueña un palacio y lo edifica conforme a la visión; en el siglo XVIII, un poeta inglés que no pudo saber que esa fábrica se derivó de un sueño, sueña un poema sobre el palacio. Confrontadas con esta simetría, que trabaja con almas de hombres que duermen y abarca continentes y siglos, nada o muy poco son, me parece, las levitaciones, resurrecciones y aparciones de los libros piadosos.

El resto, elegir creer que fue una coincidencia del azar o que, efectivamente, el movimiento de alas de una mariposa lejana sí puede producir algún tipo de efecto al otro lado, es algo que corresponde a cada uno.

Del palacio sólo quedaron ruinas y del poema apenas pudieron rescatarse 5o versos. Borges, Byron y otros muchos quedaron encandilados por este caso. Y yo duermo pensando en él muchas noches. La circularidad del tiempo, el eterno retorno. Es bonito pensar que sí existe, hasta que alguien demuestre lo contrario.

Luka

- Leer a Vonnegut -


Leer a Vonnegut es como cruzar una puerta mágica, es ascender a otro nivel. Cuando terminas un libro suyo piensas que si este buen hombre hubiera predicado algún tipo de religión le rendirías culto seguro. Y de alguna forma a eso huelen sus libros, tienen todos ese halo de dimensión-a-parte, de lo-nunca-visto-antes, que te fascina y estrecha tu relación directa con su autor.

Mi tercer libro suyo, Cuna de Gato, me ha producido un impulso descontrolado y ahora sólo tengo ganas de coger la lista de todos sus libros y leerlos todos, seguidos si pudiera ser, como si me los quitasen de las manos. Matadero y Sirenas se encuentran ya en mi top –si es que tengo un top–, pero tras Cuna de Gato se confirma mi sospecha de que cada cosita que este señor haya escrito va a procurarme una suerte de levitación instantánea que merece incluso dedicar un estante solo para todos sus libros.

"La forma de un Karass es tan libre como la de una ameba". Me gusta. Un término que Kurt me envía en forma de señal, porque no hay mejor forma de definir las cosas que nos rodean que identificándolas con un término que aperece en el libro que lees, de repente. Los miembros del Karass de cada persona no se eligen, no siempre son tus amigos más cercanos, aunque lo maravilloso es cuando coincide. Son los vínculos superiores que te unen a otros seres por razones de engranaje (no hay rueda sin eje).

Y no me gusta menos el concepto contrario: granfalloon, para definir a todas esas personas que creen tener conexión con otras por identidad, por ser de un mismo pueblo, de una misma religión, etc. Es un falso Karass. El Karass es fractal, aleatorio, simbólico, real. Y repito, no lo eliges.

Y este es un momento de mi vida en el que estoy atenta no, atentísima a mi Karass (le solía poner otros muchos nombres, pero este jamás). Lo doy todo por los miembros de mi Karass. Todo.

Yo, me hago Bokononista ya.

-Luka-

pd. No he querido destripar más detalles del libro. Así está bien, pero…
¿ve el gato?
¿ve la cuna?

California Dreaming

David Hockney (Pear Blossom Highway, 1986)


– Oye Rose, he pensado que tal vez deberíamos ir a California. Ya sabes, conducir por el desierto hacia el camino de los sueños, creyéndonos todo el rato que no hay final. Porque allí, sabes, los colores dicen que nunca se apagan; todo parece más joven, menos el vino, que es viejo y bueno. Eh, Rose? Dicen que hasta a Robert Louis Stevenson le curó respirar el clima californiano e incluso mejoró de su enfermedad.

Rose nunca contestó. Había muerto sin ver California. Pero él necesitaba ir allí, necesitaba curarse ahora de todo eso y, además, era lo último que le había propuesto. Lo haría de todos modos.


.

- Homenaje al Sentido del Tacto -

El más sincero y el más honesto de los sentidos cuando es voluntario. El más escalofriante cuando surje de manera inconsciente. El único que no puede malinterpretarse. Porque "uno toca, y en el acto de tocar es tocado. Comunicación completa, pero nada comunicado. Nada más que un intercambio de vida, eso es todo."

" - ¿Se da cuenta, Will, que en todas estas horas que hemos estado sentados aquí (en todos estos siglos, en su caso; en todas estas eternidades) no me miró ni una sola vez? Ni una. ¿Tiene miedo de lo que podría ver?
- Quizá sea eso -dijo-. Miedo de ver algo en lo cual tendría que complicarme, algo acerca de lo cual tuviese que hacer algo.
- Y por lo tanto se aferró a Bach y a los paisajes…"

"Naturalmente, no había nada que se pudiera decir, ninguna consolación filosófica; sólo ese misterio compartido del tacto, sólo esa comunicación de piel a piel, de fluida intimidad".

"Usted y yo pintados por un Rembrandt, pero un Rembrandt unas cinco mil veces más él mismo".

*entrecomillados rescatadis de "La Isla", Aldous Huxley

– Ensayo sobre el encuentro perfecto –

El domingo después de ver Antes del Amanecer pensé que ahí se decían muchas de las grandes verdades sobre el amor, presentando el encuentro romántico perfecto entre dos seres desconocidos. También pensé mucho en Saramago, y en su particular manera de poner a la sociedad en situaciones límite y ver cómo reaccionan ante ellas todos sus personajes, una vez ciegos, otra lúcidos...

Y junté ambos pensamientos.

Pensé en una sociedad en la que sólo fuéramos capaces de desarrollar relaciones amorosas que durasen horas... convirtiéndonos todos en el amante perfecto, cada día con alguien diferente: una tarde en París recordando Rayuela; un viaje fugaz a Praga sólo para caminar por donde una vez pasearon los protagonistas de La Insoportable levedad del Ser; en Nueva York cenando juntos y hablando de Auster; coger un avión a Tokyo y sentirte el centro del universo. Tokyo para ti y para mí. Todo para nosotros durante unas horas. Un tú y un yo transitorios. Porque la perfección de esos encuentros los limitaba a ser breves per se –los suficientemente breves como para que ninguno de los amantes (ya no se llamarían ciudadanos, sino amantes) mostrase sus miserias–.

Sería la manera de vivir sólo en las cimas... No habría búsqueda, ni espera, ni deseo insatisfecho, ni decepción, ni engaños, ni daño emocional. Todas nuestras proyecciones románticas idealizadas hechas realidad. Serían vínculos momentáneos pero infinitos, proclamados en el discurso de unas horas. Nos recordaríamos los unos a los otros como "la chica con la que estuve en los Alpes recordando a Vila-Matas y leyendo fragmentos de El Mal de Montano, que ambos habíamos leído" o "el chico con el que me encontré en Dresde para recordar lo mucho que viajó Billy Pilgrim" o "la chica de Noruega con la que vi pasar unos perros y ambos pensamos que no podían ser otros que los perros de Tesalónica" o "aquel chico junto al que soñaba que un día tendríamos un perro y le llamaríamos Momo".

Un día, uno de esos personajes del Ensayo sobre el encuentro perfecto que nunca escribió Saramago, se despierta y, asustado, descubre que ha soñado con los vínculos fuertes, con aquellos amores que duran mucho tiempo, con todo lo que la sociedad real no le proporcionaba. Lejos de aburrirse y de sentirse abatido por las imperfecciones de su pareja en ese largo romance que ya duraba años (minutos en el sueño), siente que disfruta de esa relación duradera. De repente se siente enamorado no ya del lado bueno de ella, que ya lo cautivó desde un principio, sino de todas sus imperfecciones que la hacen única. Sueña que siente un amor irracional por todo aquello que antes le parecían defectos. Se enamora cada vez más de la imperfección del otro y eso le hace inmensamente felíz.

Pero despierta. Y se da cuenta de que sigue en esa sociedad efímera de encuentros espontáneos que no paran de llegar pero que tampoco paran de marcharse.

Lo bueno es que sabe que duerme cada noche y que su sueño del amor que sí dura, volverá a aparecer; y eso le tranquiliza.

Luka

Bye, bye Lost.


Tengo la sensación de haber terminado un buen libro. Con sus partes de trama intensa y sus capítulos de temporada baja; con personajes atractivos y con otros mucho menos; con un final que rescata protagonistas pero también olvida alguno que otro.


Pero sin duda, un buen libro. Así es como he sentido esta serie. Es como si un montón de personas de todo el mundo se hubieran juntado en una suerte de lectura simultánea universal y comentasen sus impresiones a tiempo real. Más que una serie, un fenómeno sociológico.


He vivido un final bonito. Un libro muy largo (cinco años leyendo) y un final, en mi opinión, a la altura. Porque cuando hubo personas que se “descolgaron” de la serie en la 3ª temporada porque se había vuelto excesivamente “ciencia ficción” yo no hice sino emocionarme todavía más.

Ese era el punto.


Al final el encuentro es lo importante. Todo lo que pedimos emocionalmente a gritos parece suceder. La búsqueda termina siempre en un encuentro, del tipo que sea.


(No vemos osos, vemos posibilidades, aunque no seamos conscientes).


Y casualmente ha coincido con este final de Lost el que yo esté leyendo La Isla, de Huxley, donde un habitante de Pala viaja a Occidente en busca de un buen cirujano, porque le necesitan allí, en la isla, para curar al Rajá.


Estos y otros paralelismos no sólo me hacen sentir bien sino que me llevan a una conclusión: esta serie me ha hecho pensar. Y me quedo con eso.


Bueno, y con esto:



Supernova o la sonrisa sin gato

No puedo evitar buscarle metáforas a todo. (Para otros usos, véase ____ desambiguación)

Veamos esta, muy bonita. Veamos una explosión estelar. Veamos sus colores. Veamos su destello, su intesidad para después apagarse. Vemos un resultado, resultado de un proceso de palabrejas disonantes. Cómo alcanzar un máximo para después descender irremediablemente. Estallido y colapso casi en un mismo fragmento de tiempo. Todo es nuevo para enseguida parecer y oler a viejo. Expulsamos para enriquecer o para hacer más leve el peso interior, para enseguida cargarnos de otras cosas que parecen más externas que internas. Pero ni eso sabemos. El ojo se desvía enseguida al remanente, a lo que queda, al destello, a los colores que fácilmente identificamos porque los hemos aprendido antes. Tendemos a eleminar no lo que no nos gusta, sino lo que no entendemos. Pero eso sí, queda una estrella, o una reflejo de ella, y creemos tener el mundo en nuestras manos y somos tan sonrientemente felices por fuera como desesperadamente insatisfechos por dentro. Pero seguimos aferrándonos al destello, y sino miren:

La primera fase de la supernova es un colapso rápido del núcleo incapaz de sostenerse. Esto conlleva una fuerte emisión de fotones y neutrones que son absorbidos por las capas interiores frenando así su colapso. Simultáneamente un frente de choque de neutrinos se genera durante la neutronización del núcleo compacto. Finalmente, la neutrinosfera choca contra la cubierta y transmite su momento expulsando las capas y produciendo la explosión de supernova.


Y díganme si no nos parecemos a las estrellas... Qué triste que la conciencia sólo nos permita ver el último destello de luz y nos haga perdernos el resto.

¿No entendemos al otro o lo entendemos perfectamente y lo que nos asusta es la imagen y la semezanja?

¡Que alguien me diga que todo es una farsa!

Prefiero ver la sonrisa e invertarme al gato.

Luka


los buenos pensamientos y los buenos alimentos

parece como si se estuvieran cumpliendo algunos de los ruegos de mi carta a los reyes
(si yo la hubiera escrito, si la hubiera enviado)
estoy convencida que lo que sientes es lo que proyectas y a la vez lo que proyectas es lo que recibes
y aún díría más...
lo que recibes, que es lo que has proyectado, que es lo que sentías, es lo que te hace sentir tal cosa para luego proyectarla
y así estamos
en ese
punto


LUKA

Oda a mi Abuela

(mi yaya)

Hace mucho que pienso que tenerla es un privilegio. Es casi un regalo divino. Cada día siento con más fuerza nuestro vínculo, que la ha convertido ya en una de mis personas-luciérnaga, porque lee mis ojos y porque no sólo lee sino que entiende todo lo que ellos quieren decir.
In crescendo.
Todo lo que recibo de ella se convierte en fetiche. Cualquier cosa suya que me acompaña, me acompaña mucho más de la mera compañía de los objetos físicos.
Le digo que en aquella fotografía que tiene enmarcada en su cuarto parece una actriz de cine. La más guapa. Porque en aquella época las fotografiaban como a la Garbo y poco importaba que hubieran hecho películas o no.
In crescendo,
por su fuerza,
por todo lo que emana de ella cuando habla (pero tambien cuando ríe)
y por su gracia y por lo espontáneo de sus palabras,
y por la modernidad de sus gestos y por su saber estar,
por la clase que desprende,
y porque no para de hablar y parece inagotable.

Cuánto me gustaría parecerme a ella cuando sea mayor.

Hemos estado juntas viendo las fotos de sus viajes y esa maravillosa vuelta al mundo que hizo junto a mi abuelo. Qué felices y qué vida tan bonita. Yo lo quiero para mí. Me gusta ir a su casa y subirme a la estantería, y sacar un álbum detrás de otro y verla en Marruecos, en la India, en Australia con los koalas o sobrevolando el Gran Cañón del Colorado.

Es una de las pocas personas que conozco que afirma sin vergüenza que ha sido feliz y que no cambiaría nada de su vida. Eso es cuanto menos admirable además de convertirla en el ser más entrañable que habita a mi alrededor. Comparto con ella el optimismo exacerbado; pero también a ella, como a mí, nos atrapa esa sensación de noche; ese río que te desborda y sólo te produce angustia: el sentimiento de la pérdida, el arrebato que siempre llega de todo aquello que queremos.
In crescendo.


los intríngulis de la fabricación de un poema según la receta dadaísta

no silbes, no soples,

no ha sido más que casualidad que el párrafo elegido (al azar) del periódico elegido (al azar) contenga palabras como Patti Smith, Jethro Tull, Iggy Pop, Frank Zappa o Lou Reed, de verdad no lo busqué , lo encontré. He seguido paso a paso la receta que propondría Tristan Tzara, allá por 1921.

Si ayer pensaba lo absurdas que se presentan a veces esas cosas que insistimos en llamar reales y que sin pretenderlo a veces se acumulan cerca de nosotros creciendo en forma de grandes montañas llenas de duda y análisis forzado, hoy pienso en el bonito sentido de este poema, que una vez más triunfa sobre cualquier otro silogismo. la belleza de las palabras dispuestas al azar (pegar concienzudamente) y el observador como maestro de ceremonias que da sentido a aquello que aparentemente no lo tiene.

sobre todo: no soplar para no alterar el ritmo de las palabras. Aquí, el orden de factores altera el resultado.

Luka (en humor Tina Trotsky, otra.)



Collage de Hannah Höch, 1889-1978, artista plástica y fotógrafa alemana
integrada en el movimiento Dadá, una de las primeras que utilizó el fotomontaje como técnica artística.



KAHNWEILER - El corredor de bolsa que se hizo marchante -

Señorita Roja, de Kees Van Donguen

«Cuando decidí convertirme en mercader de arte nunca se me pasó por la cabeza comprar obras de Cézanne. Me pareció que la ocasión de hacerlo había pasado ya, para mí al menos, y que correspondía luchar por los artistas de mi edad.»

A cada Arte su Tiempo, suele decirse.

Y los grandes pintores cubistas son
sus pintores, como él solía decir. Cuando nadie daba un duro por este movimiento, él creyó en ellos. Fue un ejemplo de marchand regido únicamente por la ley de su instinto, con el que abriría el camino hacia el cubismo, que, a partir de entonces, iría ya siempre vinculado a su nombre: Daniel-Henry Kahnweiler.

Hacia 1907 abrió su galería en París. Decidió arriesgarse, comprar pintura fauve cuando nadie apostaba por ellos (con Vlaminck incluso llegó a tener un contrato de exclusividad). La primera vez que vio Las Señoritas de Avignon se quedó tan perplejo que no tardó en detectar la gran fuerza novedosa que suponía este cuadro, y que apuntaba ya no sólo a un nuevo Picasso sino a toda una nueva era en la historia del arte. París se convertía en el centro artístico mundial que tantas veces se ha desplazado.

Él fue de esos marchantes que apuestan sin dudarlo por el arte contempóraneo de sus colegas artistas (como lo hicieron antes Durand-Ruel o Vollard). Fue un visionario.

No le gustaban ni el arte abstracto ni el surrealismo, salvo tres grandes excepciones: Miró, Max Ernst y André Masson (cuya obra apoyó muchísimo hacia 1920).

Además de descubrir el cubismo o el fauvismo como movimientos artísticos, también fue el primero que editó a grandes escritores como Apollinaire, Artaud o Max Jacob.

Además de Masson y de Van Donguen (la pintura de arriba), fue el descubridor de talentos tan importantes como Derain, Braque, Juan Gris y Picasso. Pasará a la historia por nombres como estos, pero su actitud arriesgada y su espíritu emprendedor es ahora lo que más admiro.

Queremos que así sea. Cada época tiene su arte: démosle espacio a los nuestros, a los de ahora, sea cual sea el circuito comercial imperante. Estamos fuera, irremediablemente.

Julia Morer

citas sobre la incapacidad de ver o sobre el ojo que se cree que lo ve todo

(Julian Schnabel's painting)


Baudrillard:
"el arte contemporáneo apuesta a esa incertidumbre, a la imposibilidad de un juicio de valor estético fundado y especula con la culpa de los que no entienden, o no entendieron que no había nada que entender"

Gombrowitz escribe a Dubuffet:
"nuestra admiración por la pintura es consecuencia de un largo proceso de adaptación que se desarrolló durante siglos, y por razones que muy a menudo nada tienen que ver con el arte ni con el espíritu.
La pintura ha creado a su receptor.
En el fondo es una relación convencional"




Nos encanta dejarnos llevar a la vez que no dejamos de preguntarnos quién cojones mueve los hilos.

Luka


nuevo blog, más aullidos en forma de otras cosas

_the wall of fiction



nuevos fantasmas en mi moleskine: storytellings of a book lover_

la fantasmagoría es el arte de representar figuras por medio de una ilusión óptica y también... la ilusión de los sentidos o figuración vana de la inteligencia, desprovista de todo fundamento.




Ilusión, lo que hay es mucha ilusión.
Y en Storytellings todo se escribe con courier...

Ahora tengo dos blogs y mucha locura concentrada.

luka

[ más allá ]



Un amor más allá del amor...


Un amor más allá del amor,

por encima del rito del vínculo,

más allá del juego siniestro

de la soledad y de la compañía.

Un amor que no necesite regreso,

pero tampoco partida.

Un amor no sometido

a los fogonazos de ir y de volver,

de estar despiertos o dormidos,

de llamar o callar.

Un amor para estar juntos

o para no estarlo

pero también para todas las posiciones

intermedias.

Un amor como abrir los ojos.

Y quizá también como cerrarlos.

(Roberto Juarroz)



- El Fondo del Cielo -

Me siento tan contenta hoy.
Miro atrás, hace justo un año, no podía estar peor. Destrozada es poco. La energía estaba más que perdida. Todo parecía estar más que perdido.
Y sin embargo hoy...
Hoy todo está más que bien.
Y a veces, estamos tan sumergidos en el devenir de los días, de las rutinas entre apuntes, trabajos (todavía parece que soy estudiante) que olvidamos que estamos vivos, olvidamos que estamos más vivos que nunca, y que sí, todo finalmente encaja. Existen indicios de equilibrio, y sabe bien.

Olvidamos que estamos vivos cuando de repente aparece Rodrigo Fresán.

Y alcanzo con él, no ya un lazo amistoso escritor-lectora, algo mucho más íntimo. Un entendimiento especial (¿es mi escritor amarillo?). Yo también creo estar en una ventana, encima de la multitud allí abajo. Y me fijo en él. Justo en ese momento él levanta la vista y nos encontramos. Él ha escrito un libro que yo tenía que leer (y no antes, ni después, ahora). Me siento muy contenta, muy alegre.

Me ha hecho cómplice, me ha explicado todo de manera sutil, como a mi me gusta. No me ha contado una historia. Me ha contado momentos inolvidables, me ha recordado que sólo importa el ahora y el aquí, y que, sin embargo, todo lo que pudo haber sido es igual de válido que lo que es, además de estar sucediendo a la vez, sin casi notar su respiración pero no por ello más muerto.

Rodrigo me ha recordado que yo también subrayé esas dos frases en La Invención de Morel. Que a mi también me pareció una de las historias mejor contadas. Y me parece que "El Fondo del Cielo" es un libro que mi querido Salo seguro hubiera querido llevarse de vuelta a Tralfamadore.

Le entiendo y me entiende. ¿Qué más se puede obtener de una relación escritor-lectora?

«Aquéllos tan distantes a quienes he contemplado desde aquí, tan cerca; porque es el ojo de quien mira el que finalmente determina la realidad de las distancias.»

De verdad han sido MOMENTOS MARAVILLOSOS.

Luka (entre los últimos Lejanos)
....

....

The Lady on the horse



The Lady on the Horse (Alfred Kubin)


Tú pensabas que la vida era otra cosa. Pero un día te despiertas y tienes las sensación de estar encima de un caballo negro. Todo, siempre, se contempla mejor desde el enfoque del jinete. Respiras en clave de duda cartesiana –qué hago aquí, pero sobre todo qué soy, qué es esto tan consciente que respira por sí mismo–. Y no me extrañaría ser un suspiro de algún meta-ser desconcido… Pero creo conocerme algo, o por lo menos creo que me reconozco en muchas ocasiones.

Un día escuché que somos muchas cosas, los libros que leemos, los amigos que cuidamos, las personas que te piensan, los colores que eliges para caminar, los olores que te retrotraen a tu yo pasado (y que nos conformamos con llamar nostalgia), etc.
De pronto te despiertas de verdad (antes sólo estabas semiconsciente) y descubres que no es un caballo real, sino el simple mecanismo rotatorio de un carrusel. Y ese caballo no tiene riendas, ¡qué va! tiene una barra condenadamente sólida que se eleva hasta lo más alto de ese falso cielo al que hemos llamado feria.

Y entonces piensas en la única solución posible.

El jinete es la única certeza de la existencia del mundo que lo rodea. Si él cierra los ojos, el mundo desaparece.

El jinete eres tú. Y estás solo.

Y eso es una patología, y se llama Solipsismo.




_luka, la Solipsista Sorprendida_

·

Where the wild things are - Spike Jonze

Imagen tomada del cuento de Maurice Sendak,
Where the wild things are


Es impresionante. No se puede hacer una mejor adaptación de este cuento, y tenía que ser él.
Cuando se presentan películas así, en las que se homenajea un libro de tu infancia, siempre te invade una especie de temor inquieto... ¿le hará justicia?, ¿estará a la altura? En esta ocasión me he quedado boquiabierta. Insuperable.

¡Gracias Mr. Jonze!

Crearemos un mundo donde sólo pasará lo que deseamos que pase.