– Doppelgänger –


Jung lo llamaba el arquetipo de la Sombra. Muchos de los grandes han jugado con él y lo han utilizado como recurso; desde El Otro de Borges hasta El Club de la lucha de Palahniuk y David Fincher; pasando por la brillante Demian de Hesse; Oscar Wilde y su retrato de Dorian; Robert Louis Stevenson con Jekyll y Hide; el William Wilson de Poe, Mary Shelley... También otros muchos en mi lista de futuribles como, Guy de Maupassant, E.T.A. Hoffman con sus Elixires del Diablo, Nathaniel Hawthorne, Mark Twain, Sheridan Le Fanu, y un largo etcétera de autores que han recurrido a esta palabreja alemana para lograr finales sublimes y fantasmagóricos.
Descomponiendo tenemos doppel (doble) y gänger que signfica "andante"...
Hoy me he acordado de mí. Tal vez me estaba olvidando, pero he vuelto a tomar conciencia, ahora me tengo bien sujeta y no pienso perderme de vista.
Como una sombra dentro de una sombra dentro de una sombra (diría Fresán en sus Vidas de Santos...)
Igual.

-Luka-

2 comentarios:

Una pizca de sol dijo...

Maravilla de sincronía, tu doppelgänger vino a visitarme y me dijo que eras una caminante, esa andante que se busca y se encuentra en el otro allá, en el de la niebla y el silencio. Te invito a psar por mi corazón vinagre.

¿Y ese Planiland? ¿me lo vas a dejar? He empezado a leer "El Sr. Brecht" de una colección que se llama "El Barrio" porque cada libro habla de un vecino "El Señor Henry", "El Señor Valéry"... este es de relato breve y te dedico este:
LA BELLEZA
En cierta ciudad, ocurrió un día que el arco iris apareció y no volvió a marcharse. Durante un año, permaneció en el mismo punto del cielo. Se hizo monótono.
Un día, por fín, el arco iris desapareció y el cielo se volvió completamente gris. Los niños de la ciudad, eufóricos, señalaban el cielo gris y se gritaban unos a otros: "¡Mira qué bonito!"

fpf dijo...

Otro doppelgänger curioso es el de Jean Paul (Richter), que se soñaba muerto cada noche y fue bastantes veces dos hermanos, uno entusiasta y el otro sarcástico, igual de exaltados los dos.
Me alegra llegar a este aullido siguiendo algunos libros que robé