Oh... make me a mask


Todas estas caras de alrededor me resultan familiares,
desgastadas,
no van a ningún sitio,
no hay mañana
Y la gente no para de correr en círculos,
el mundo está realmente loco.



Esta fotografía la tomé en la vitrina de El Templo del Gato, hace exactamente 28 dias.6 horas.42 minutos.12 segundos.
Y no pude evitar que me recordase a aquel conejo gigante llamado Frank, y no he podido guardarme estas palabras de amor a ese último track de la banda sonora (arriba, en cursiva).
Yo sin embargo, seguía en el Universo Primario, deseando aparecer en un campo del golf.

-Luka-

1 comentario:

Helene Hanff dijo...

me acuerdo de esas fotos. nunca me había fijado en esas máscaras hasta que te vi haciendoles fotos. Por cierto, ayer, me acordé mucho de ti al verlas