– Enero negro –

Per Aspera Ad Astra
Una vez leí un libro decisivo que, entre otras muchas cosas, me enseñó esta máxima. Una antigua leyenda en latín que viene a decir: "a través de las dificultades hasta las estrellas". Se pensaría en Roma y llegó a mí a través de Vonnegut y sus Sirenas de Titán.
No me gusta abusar de las locuciones latinas {aunque dicho sea de paso, prefiero el Memento Mori al Carpe Diem, será que por instinto tengo más presente que voy a morir que el hecho de tener que aprovechar cada día como si fuera el último}
Bien, vayamos pues hacia las estrellas. Supongo que veré la luz, porque haberla haila (que diría el dicho gallego...)
Los recuerdos vienen en forma de fiebres nocturnas. Solitarias. Dolorosas. Es extraño cómo a veces sólo nos sentimos protagonistas en los malos momentos. De repente dices: ¡coño! ¡si soy el actor principal en esta historia!... Y no sabes si serás capaz de asumir ese miedo escénico, estás deseando que baje el telón para decir: "bien, creo que lo hice bien". Y no precisamente porque necesite el aplauso del público... (entre el público hay personas maravillosas y, ésas, sé que aplaudirán seguro). Pero te esperaré a tí, en el camerino, para que si quieres algún día me des tu aprobación. Compañero de reparto y protagonista también. Ahora todo es negro.

(en una pequeña confesión diré que es curioso cómo siempre empiezo en tercera persona y termino escribiendo en primera; es curioso eso de ir hacia dentro hasta en el camino de las palabras...)

-Luka-

1 comentario:

Helene Hanff dijo...

qué bonito el cambio, Juli!