ahora es cuando

"Habitación de hotel", de Edward Hopper

No puede ser tan bella, por dentro y por fuera, no me lo creo. Ella no lo sabe pero a veces hasta quien más daño te hace en realidad te puede estar brindando la oportunidad de tu vida: volver a nacer.
Incluso lo que parece tan oscuro al final te impulsa siempre a la luz. Todo lo que no nos mata nos hace más fuertes.
Te han soltado en el parque,
no encuentras a la persona que te tenía agarrada de la mano,
se ha esfumado,
tal vez se ha caído de la noria
(sí, seguramente se ha caído de la noria).
Pero, de repente, ha parado de llover
y ha salido el sol.
Y te das cuenta de que estás sola por fin...
¡se te ilumina la cara en una sonrisa infinita!
¡todas las atracciones para ti! ¡estás sola!
puedes jugar
y puedes correr,
¡todo es maravilloso!

Mar, ¡recuerda nuestro parque de atracciones!
(Qué menos que dedicarte esta Habitación de Hotel de Hopper...)


1 comentario:

Helene Hanff dijo...

Ay, hermana, no sé por qué me preocupo, si siempre quise todas las atracciones para mí solita...
Gracias por estar y por ser. Gracias por escribir algo tan bonito. Gracias.