"ya me rugiste, destino"

Chez Zar's ilustration

Hemos paseado, nos hemos ahogado, hemos dado vueltas, hemos tropezado, caído, levantado, marchado, regresado. Hemos visto cada uno de los minutos pasar deprisa, nos falta el tiempo para detenernos más en cada momento, para sentarnos más, para contemplar mejor, para no perdernos nada, para estar en calma, para no pasar por alto los detalles, para no dejar pasar ninguna oportunidad, para la tranquilidad, para el sosiego, para disfrutar de la parsimonia por la mañana y pasar horas juntos en la cama, para disfrutar más de las cosas que realmente importan. Podemos ser muchas cosas a la vez a lo largo del día. Eres hija, amiga, desconocida, novia, persona anónima que viaja en el metro, que compra lotería, que baja la basura, que entra a por el pan. Pero por la noche, la última mirada que dirijimos el espejo antes de acostarnos, ese es el momento, el único, en el que sólo eres tú. El único al que no puedes engañar, el único que lo sabe todo sobre ti, al que no se le escapa nada de nada. Atento. Si en ese momento falla algo, tenlo en cuenta, porque seguramente importe más que cualquier otra cosa.
Luka.



1 comentario:

Anónimo dijo...

genial


x